Memoria anual

Haz que tu memoria anual transmita e impacte

Si siempre has visto la memoria anual como un documento aburrido con un montón de números y formalidades que hay que hacer por obligación, en este artículo te voy a invitar a verla desde otra perspectiva. Convierte tu memoria anual en el mejor reclamo.

La memoria anual, un escaparate de nuestro negocio

Todos la llamamos memoria, aunque técnicamente son las cuentas anuales, que incluyen la memoria. Algunos la consideran un engorro, algo que hay que hacer por obligación. Sin embargo es mucho más. Es el escaparate de la gestión de nuestra empresa. Hagámosla bien, con ganas y con estilo.

Por ejemplo, si tus ventas han aumentado un 10%, explica por qué, di lo maravillosa que es tu empresa y que gracias a eso tus clientes han sido más fieles, o que nuevos clientes han descubierto las ventajas de tu producto o servicio.

Si han bajado un 10%, explica también por qué. Ha sido un mal año porque ha hecho mucho frío y vendes helados. Cuéntalo. Explica qué vas a hacer para intentar evitarlo, tus planes de futuro.

Pon fotografías de tus centros de trabajo, tiendas, productos. Incluye gráficos. Puede aparecer también un mensaje de la máxima autoridad en la empresa.

Facilita el trabajo a los que quieran conocerte

Mucha gente puede estar interesada en conocer información sobre tu empresa. Futuros trabajadores, potenciales clientes o proveedores, entre otros. Para hacerse una idea de tu actividad buscarán en otros sitios, tales como directorios de empresas o bases de datos que pueden estar actualizadas o no.

¿No es mas fácil y más fiable que le facilitemos nosotros la información?. Imagina que en lugar de tener que recorrerse un montón de webs buscando información, a veces poco fiable, entraran en tu web y de un sólo clic se pudieran descargar las memorias de los últimos ejercicios donde mostramos esa información.

Se mostrará además de una forma más adaptada a lo que queremos transmitir. Sin engañar, pero sin filtros ni opiniones de terceros.

Observa como lo hacen otros

Hace algunos años asistí a un taller muy práctico e interesante, orientado básicamente a entidades sin ánimo de lucro. Se llamaba “Cómo hacer memorias que generen confianza“. Estaba organizado por el Observatori del Tercer Sector, e impartido por el gran Pau Vidal.

Por entonces yo trabajaba en una macrofundación, y nuestra memoria anual consistía en una copia exacta de lo legalmente exigido por el plan contable correspondiente. Sólo números, texto aburrido y un epígrafe detrás de otro. Sin gráficos, ni fotos. A los bancos y a los auditores les encantaba.

En ese taller, el primer trabajo consistió en entregar una copia de nuestra memoria a un par de compañeros para que nos dieran su opinión. En mi caso esas opiniones fueron demoledoras. De aburrida y ladrillo para arriba.

Sin embargo, en general el resto cumplía con esa labor divulgativa que debe tener una memoria anual. Al ser entidades sin ánimo de lucro que necesitaban financiación ajena en forma de mecenazgo y subvenciones, necesitaban contar sus proyectos.

Lo hacían con cifras sí, pero añadían fotos, gráficos, opiniones. Y sobre todo, la tenían en su web para que cualquiera pudiera verla. Transparencia total. Puedes ver algunos ejemplos de memorias que transmiten en las fundaciones Adsis y Tomillo, por poner dos ejemplos, pero hay muchas más.

¿Crees que una fundación, por grande que sea, tiene más tiempo o más dinero que tu empresa para dedicarlo a eso?. La respuesta es no. Pero necesitan captar atención. ¿Tú no?.

El resto del taller consistió en ir aprendiendo varias técnicas para completar adecuadamente la memoria, pero yo ya estaba marcado por la capacidad de la misma para transmitir. Marketing gratuito y de calidad.

¿Por qué no se suele hacer así?. Yo lo he visto en grandes empresas (si puedes mira la de Mercadona), pero no es habitual entrar en la web de empresas de menor tamaño y tener accesibles sus cuentas anuales. De nuevo se trata de un tema de transparencia. Las empresas que no tienen nada que ocultar, la gran mayoría, no tienen motivo para no mostrar tus cuentas.

¿Qué presento en el registro?

Antes de terminar, me gustaría aclarar que la memoria que se presenta en el registro y que es la que aprueba el órgano correspondiente en cada tipo de organización, debe cumplir los requisitos mínimos exigidos en la ley.

Se puede optar por tanto por hacer una memoria anual con esos requisitos pero con un modelo atractivo, o hacer otra memoria adicional o informe que no contenga toda la información legal pero que sí contenga los datos que queremos transmitir. A nadie le interesa que tenemos una póliza con La Caixa y otra con el Santander.

El informe anual es el que se publica en la web y se entrega a las personas o entidades interesadas. Al banco por ejemplo se le pueden entregar los dos, y en el registro se deposita la memoria con todos los datos, o incluso también los dos.

Es cierto que exige mayor esfuerzo y que no siempre tenemos tiempo para eso. Pero en mi opinión merece la pena. Realmente, como decía el título del taller, tu empresa causará impacto en los demás y probablemente no te olviden tan fácilmente.

 

¡Cuéntanos cómo es tu memoria!

Mi objetivo es mejorar el control de gestión y el sistema de información de las empresas. A veces son pequeños detalles, pero marcan la diferencia. Si quieres que te ayude en esta tarea, no dudes en contactar conmigo. Puedo ayudarte a conseguir tus objetivos.

Puedes ver más artículos como este en mi blog ( http://z1gestion.es/blog/ ). Si te ha gustado deja un comentario, me interesa mucho tu opinión.

Estaré encantado de que conectes conmigo en Linkedin y Facebook o de que me sigas en Twitter.

Publicado en Contabilidad, Sistemas de información y etiquetado , , .

2 Comentarios

  1. Pingback: Cómo convertir el balance y la cuenta de resultados en herramientas de gestión - Z1 Gestión

  2. Pingback: Y después del cierre del ejercicio... toca analizar - Z1 Gestión

Deja un comentario