Plan de empresa - Z1 Gestión

Facilita los cambios en tu empresa con un Plan de Empresa

El plan de empresa no es sólo para emprendedores. Las empresas en funcionamiento también pueden (y deben) utilizarlo para afrontar la gestión de cambios, inversiones, mejoras o simplemente para conocer su rentabilidad o viabilidad futura.

En algunos casos puede ser suficiente con un plan económico financiero, pero un plan de empresa te puede ayudar a verlo todo mucho más claro.

En primer lugar ¿qué es un plan de empresa o plan de negocio?

El Plan de Empresa o plan de negocio es un documento donde se describe, con un grado de detalle adecuado, una idea u oportunidad de negocio. Se examina la viabilidad económica, pero también la viabilidad técnica, es decir hay que demostrar que es posible hacer lo que queremos hacer.

Su finalidad es dar a conocer a terceras personas interesadas los procesos, técnicas y estrategias que se van a seguir para que el proyecto de negocio o de cambio sea un éxito. Pero aún más importante, valida la idea para el propio promotor o empresario y facilita la gestión.

¿En qué situaciones debemos realizar un plan de empresa?

1 – Para poner en marcha un nuevo negocio

En este caso no hay dudas. Hay que hacerlo siempre. Primero porque lo exigen, y segundo porque en un nuevo negocio no sé puede ir a ciegas. Personalmente, creo que es más importante el segundo motivo que el primero.

Además de las cuestiones formales, aclara mucho las ideas poner las cosas por escrito, y además con una estructura bien definida. Quizá soy un poco subjetivo en este aspecto, pero al final todo hay que traducirlo al ámbito económico, y por eso también es importante escribirlo, para no olvidarse de nada y para poder ver más claramente si alguna idea concreta se va a transformar en dinero, normalmente en gasto.

2 – Para abrir una nueva linea de negocio en una empresa en funcionamiento

Aquí yo creo que también está claro. Una nueva línea de negocio requiere estudios de mercado, inversiones, financiación, un plan de marketing, posiblemente nuevos trabajadores, y por supuesto un plan económico financiero.

Al igual que en el caso anterior, si se necesita financiación ajena posiblemente será obligatorio hacerlo. Pero también es de gran valor para aportarlo a socios, colaboradores o cualquier otro agente implicado.

Por muy claro que tengas que va a salir bien y que será rentable y viable, ponlo por escrito, crea distintos escenarios, piensa en que pasaría si algo falla o si se retrasa el éxito del proyecto.

3 – Para afrontar el crecimiento de la empresa

Vamos a imaginar que esperamos tener un crecimiento importante en los próximos meses, debido a cambios internos que hayamos podido hacer, como puede ser en la estrategia de marketing o en el área comercial, o bien por previsibles cambios externos.

Un crecimiento requiere preparación. Todos hemos oído hablar de empresas que han muerto de éxito. Si prevemos que va a aumentar considerablemente el número de pedidos o de clientes, o de servicios a prestar, debemos estar preparados. Y la mejor forma es planificarlo y prever las consecuencias. ¿Cómo?. Lo has adivinado, con un plan de empresa.

4 – Para afrontar una caída continuada de las ventas

También en estos casos es necesario prever lo que va a pasar. Lo ideal es buscar alternativas para suplir la caída de ventas. En estos casos, más que un plan de empresa es posible que lo que se necesite sea un plan de viabilidad.

 

Son muchas las situaciones que pueden requerir elaborar un plan de empresa. Sería imposible enumerarlas todas, pero se resume en que será conveniente siempre que se produzca o se prevea que se va a producir un cambio.

Podemos llamarlo plan de empresa, plan de negocio, plan de acción, plan de viabilidad o como queramos, pero necesitamos que refleje aquellos datos que resulten importantes para ese cambio y que faciliten la toma rápida de decisiones.

 

¿Qué debe contener un plan de empresa para una empresa en funcionamiento?

Podemos dividir el plan de empresa en dos partes fundamentales

1. ANALISIS

  • Debemos analizar por una parte qué es lo que queremos, o donde queremos que llegue la empresa. Plantear un objetivo.
  • Después, haremos un análisis interno de la empresa. Cuales son nuestras capacidades y posibilidades. Dependiendo de los objetivos, el análisis deberá ser más o menos profundo. Estudiaremos las capacidades tecnológicas, productivas, de recursos humanos, administrativas, financieras, etc…
  • Lo siguiente es el análisis externo. El entorno, el sector, la competencia…

Dependiendo de cual sea el cambio que queremos en la empresa, el análisis se centrará más en unos aspectos o en otros. Por ejemplo, en algunos casos puede ser muy interesante realizar un cuadro DAFO.

El cuadro DAFO es una herramienta muy útil donde se resumen las conclusiones de los análisis interno y externo. Contiene las Debilidades y Fortalezas de la empresa (interno) y las Amenzas y Oportunidades que ofrece el entorno (externo).

2. PLANIFICACIÓN

Una vez que conocemos el terreno sobre el que vamos a pisar, haremos la planificación, con las estimaciones y los escenarios que se pueden producir. Si hemos realizado un buen análisis, será mucho más fácil.

Alternativas al plan de empresa

Dependiendo de los objetivos o del cambio que queramos o que esperemos que se va a producir, podremos usar unas herramientas u otras. El plan de empresa puede venir bien en todas, pero hay otras opciones alternativas o complementarias.

  • Plan económico financiero: No es necesario que haya previsión de cambios. El plan económico financiero o presupuesto hay que hacerlo siempre. Mínimo a un año, pero puede ser interesante hacerlo a 3 ó 5. Debe contener un plan de inversiones, ingresos, gastos y tesorería. Si es necesario también de financiación
  • Plan de viabilidad: Se utiliza cuando la empresa ha entrado o va a entrar en una situación de incertidumbre, quiebra o suspensión de pagos, entre otros.
  • Plan estratégico: Es más avanzado y requiere más recursos y dedicación que los anteriores. Fija objetivos y estrategias a largo plazo. Lo suelen utilizar más las grandes empresas, pero también es muy común en fundaciones y ONG´s, aunque sean de pequeño tamaño.

 

¿Quieres que te ayude a realizar el plan económico financiero o un plan de empresa?

Tengo más de 20 años de experiencia en gestión económica y financiera. Puedo ayudarte a que mejores la información económica de tu empresa. De una forma práctica y sencilla. 

Contacta conmigo sin compromiso. Online o Presencial.

Juan Carlos Pérez - Z1 Gestión

 

Teléfono: 648 48 24 12 (Juan Carlos Pérez)

info@z1gestion.es

 

 

También estaré encantado de que conectes conmigo en Linkedin y Facebook o de que me sigas en Twitter.

Puedes ver más artículos como este en el blog ( http://z1gestion.es/blog/ ). Si te ha gustado deja un comentario, me interesa mucho tu opinión.

 

Z1 Gestión

 

¿Quieres valorar este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Publicado en Blog, Control de Gestión, Estrategia, Optimización de costes, Plan de empresa, Presupuestos, Sistemas de información, Tesorería y etiquetado .

Un comentario

  1. Pingback: ¿Tu pasión es rentable? Blog - Z1 Gestión

Deja un comentario