Saltear al contenido principal
Situación Económica, Financiera Y Patrimonial. Una Visión Global De Tu Empresa

Situación económica, financiera y patrimonial. Una visión global de tu empresa

Seguro que alguna vez te has hecho algunas preguntas sobre cuánto vale tu empresa, si está saneada o si lo estás haciendo bien desde el punto de vista económico.

En este artículo vamos a ver las distintas formas de obtener una visión global de la empresa desde el punto de vista de la situación económica y financiera, y también de la patrimonial.

¿Y para qué sirve esto? pues nada más y nada menos que para saber cuales son los problemas que pueden surgir en cada ámbito y cómo solucionarlos. Porque no es lo mismo tener un problema económico que uno financiero o patrimonial.

Antes de empezar, debes tener clara una cosa. Para conocer bien cualquiera de estas situaciones necesitas control. Tu contabilidad debe reflejar la imagen fiel de la empresa y estar al día. De lo contrario cualquier análisis que hagas saldrá distorsionado. Merece la pena dedicar un primer esfuerzo a solucionar eso.

Situación económica de una empresa

Cuando hablamos de la situación económica nos referimos sobre todo a la cuenta de pérdidas y ganancias, es decir, a los ingresos y gastos. No obstante, también en algunos casos puede estar referido a las inversiones, o por ser más preciso, al activo del balance.

En todo caso, ahora me voy a enfocar en los ingresos y gastos, es decir en la rentabilidad de la actividad. La situación económica de una empresa, por tanto, es la que indica si la actividad es o no rentable.

Problemas respecto a la situación económica y soluciones

Como podrás intuir, el principal problema que puede tener una empresa con respecto a la situación económica es que su actividad no sea rentable, es decir, que tenga pérdidas.

Y más concretamente pérdidas referidas a la propia actividad, es decir, antes de tener en cuenta los gastos e ingresos extraordinarios y financieros y los impuestos.

¿Por qué se producen las pérdidas en una empresa?. Básicamente por dos motivos. Uno es que no se vende lo suficiente, y el otro es que algunos (o todos) de los productos o servicios vendidos no son rentables.

Por tanto, las soluciones deben ir enfocadas en ese sentido. Pero antes de solucionarlo, debemos saber cuál es el motivo real, cosa que no siempre ocurre. Por ejemplo, si un servicio que prestamos no es rentable y no lo sabemos, podemos pensar que vendiendo más dejaremos de perder, cuando será precisamente lo contrario, es decir, que cuanto más se venda de ese servicio, más dinero se perderá.

Si no hay posibilidades de vender más, entonces tendrás que buscar alternativas en tu mercado o en otros mercados, ya sean geográficos, de distintos sectores, etc…

Puede que haya llegado el momento de hacer un cambio en tu empresa, y para ello lo mejor es hacer un plan de empresa, que te ayuda a enfocar y a valorar ese cambio.

Si tus productos o servicios no son rentables, entonces hay que hacerlos rentables. Aquí la solución más práctica es el conocimiento. Si sabes exactamente cuales son tus costes directos e indirectos, tendrás más fácil buscar la forma de reducir costes o fijar un precio que los cubra.

Situación financiera de una empresa

Cuando hablamos de situación financiera, nos referimos a la parte de cobros y pagos, es decir, a la tesorería, y también al endeudamiento, al pasivo del balance.

Por tanto, si antes hablaba de rentabilidad, ahora la palabra clave es liquidez. La liquidez de una empresa permite saber si podrá afrontar sus pagos.

En este sentido, tengo que decir que a veces se confunden rentabilidad y liquidez. Bueno, más que confundirse, se tienden a fusionar. El caso más común son aquellas empresas que «miden» su rentabilidad en función del dinero que hay en el banco.

Para saber si la situación financiera de una empresa es la adecuada, hay que valorar por tanto todo aquello que afecta a la liquidez y al endeudamiento.

Es decir, tendremos que conocer sobre todo su tesorería (aunque la tesorería de un día concreto puede no ser representativa) el fondo de maniobra y la estructura y volumen de su deuda.

Problemas respecto a la situación financiera y soluciones

El problema más evidente, y por desgracia más común, es que la empresa no tenga liquidez para afrontar sus pagos. Aunque también es muy común que la empresa esté demasiado endeudada.

El problema de no tener liquidez no siempre se soluciona con un préstamo o una línea de crédito. Antes de hacerlo, tenemos que saber si la empresa es rentable o no.

¿Por qué?, pues porque si no es rentable, hay que solucionar antes ese problema. Es decir, de nada te sirve pedir un crédito con el que pagar todas tus deudas si la empresa no es capaz de generar beneficios. Lo que estarías haciendo es meter el problema debajo de la alfombra para que aparezca después, seguramente con mayor gravedad.

También es posible que tu empresa de beneficios y sin embargo tengas problemas de liquidez. En este caso, lo habitual es que esas situaciones complicadas sean temporales y por tanto sí se pueden solucionar con financiación.

Situación económica y financiera

Pero también puede ocurrir que, si la empresa está muy endeudada, los beneficios no sean suficientes para generar liquidez suficiente para pagar los préstamos. Recuerda que en la cuota de un préstamo solo es gasto la parte del interés, la devolución o amortización del préstamo no se considera gasto y no forma parte por tanto de la cuenta de resultados.

Otro posible problema es que pagues pronto a tus proveedores y cobres tarde de tus clientes. En este caso, una solución mejor que pedir un crédito es intentar cambiar los plazos de cobro y pago.

Por último, aunque pueden existir más situaciones, también es posible que tengas muchos impagados y/o morosos. Si tienes beneficios pero no los cobras, es incluso peor que si no los tienes, puesto que encima has hecho el trabajo y dedicado tus recursos.

Situación patrimonial de una empresa

La situación patrimonial de una empresa se refiere a sus fondos propios. Los fondos propios están formados principalmente por el capital aportado por los socios y los beneficios no repartidos (reservas, remanente o resultados del ejercicio).

Resulta de gran importancia que el patrimonio de una empresa sea el adecuado. De hecho, es un indicador de solvencia. También se utiliza a veces para valorar económicamente la empresa, aunque depende del método utilizado.

Lo que tienes que tener claro es que los fondos propios deben de ser siempre positivos.

Una empresa con fondos propios negativos va a tener problemas de muchos tipos. Desde problemas para pedir créditos o para que sus proveedores les fíen, hasta los problemas de responsabilidad a los que se pueden enfrentar sus administradores.

De hecho, muchas de las empresas con fondos propios negativos optan por no presentar sus cuentas en el Registro mercantil, como mal menor. Algo, por supuesto, nada recomendable.

Vigila bien esto. Si tu empresa ha tenido pérdidas continuadas o importantes, es posible que te estés acercando a una situación peligrosa.

La solución en estos casos pasa porque los socios aporten más capital o bien que la empresa empiece a generar beneficios (y que no los reparta, lógicamente).

Informes y controles referidos a cada situación

Para tener una visión completa de una empresa, debemos por tanto conocer la situación real de la empresa desde estos 3 puntos de vista, el económico, el financiero y el patrimonial.

Ahora vamos a ver que herramientas, informes y sistemas de control podemos utilizar para cada uno de ellos.

COMÚN A TODOS:

  1. Control. ¿Cómo se consigue ese control?, con una contabilidad útil, fiable y actualizada, con informes específicos y con una buena organización de la gestión económica y de los procesos.
  2. Planificación. Anticipar las situaciones para saber lo que va a ocurrir antes de que ocurra, y planificando distintos escenarios económicos.

SITUACIÓN ECONÓMICA:

En primer lugar, un informe de ingresos y gastos, mensual, preferiblemente sacado de la contabilidad, donde puedas ver los ingresos y gastos mensuales, clasificados estos últimos según sean gastos directos, de personal y generales.

Un sistema de control de costes, que puede estar implementado con una contabilidad analítica, algo que casi todos los programas de contabilidad tienen ya integrado.

Planificación de ingresos y gastos, a través del presupuesto anual.

SITUACIÓN FINANCIERA:

Hay que tener un buen sistema de control de cobros y pagos, si es posible también a través de la contabilidad. Es fundamental para saber lo que debes y lo que te deben.

Un plan de tesorería. Por lo menos a 3 meses. Esto ya implica que no solo sabes cuánto debes y cuánto te deben, sino también cuándo lo tienes que cobrar o pagar.

SITUACIÓN PATRIMONIAL:

Este control se hace directamente con la contabilidad. Es la que muestra cuál es la situación real. Ten en cuenta que los fondos propios no están compuestos por partidas muy dinámicas, a excepción de los resultados del ejercicio. Con lo cual son fácilmente observables.

Conclusiones

Para tener una visión global correcta de tu empresa debes conocer estas 3 situaciones. Aunque conviene analizarlas por separado, en realidad son 3 patas del mismo banco. De hecho, problemas que empiezan en un ámbito se acaban trasladando al resto.

Lo que debes evitar a toda costa es el descontrol. No hay nada peor en estos casos que el desconocimiento, es decir, saber que tu empresa no funciona bien pero desconociendo el motivo. Al final acabas dando palos de ciego, y posiblemente no estés tomando las medidas adecuadas.

Lleva una contabilidad propia, aunque estés duplicando lo que hace tu gestor. Necesitas una contabilidad para la gestión, que te informe de lo que a ti te interesa y por tanto a tu medida.

Implanta controles sencillos, adecuados al tamaño de tu empresa y fáciles de seguir.

Recurre si es necesario al asesoramiento externo para poner a punto todos estos controles y para que te ayude a analizar e interpretar todo aquello que no entiendas.

NOTA: La interpretación de los términos «situación económica» o «situación financiera» puede variar según el autor, el país o los criterios utilizados. No obstante, mi objetivo final es que puedas tener una visión lo más clara de tu empresa.

¿Te ha gustado este artículo? Si te suscribes a mi comunidad de empresas, profesionales y emprendedores podrás tener más artículos como este en tu email. Además, solo por suscribirte puedes descargarte GRATIS una plantilla en excel para hacer tu mismo el PLAN ECONÓMICO FINANCIERO de tu negocio.

Cuando confirmes tu suscripción en el email que te voy a enviar, recibirás el enlace para la descarga. (si no recibes el correo, no te olvides revisar la carpeta de spam).

Z1 Gestión

¿Quieres conocer la situación real de tu empresa?

Tengo 25 años de experiencia en gestión económica y financiera. Contacta conmigo sin compromiso. Online o Presencial. La primera consulta es gratuita

Asesor económico Madrid Z1 Gestión

Teléfono: 648 48 24 12 (Juan Carlos Pérez)

info@z1gestion.es

Conecta conmigo en Linkedin y Facebook o sígueme en Twitter.

¿Quieres valorar este artículo?

[ratings]

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba