Saltear al contenido principal
¿Tu Pasión Es Rentable?

¿Tu pasión es rentable?

Todos tenemos algo que nos apasiona. Cocinar, fabricar cerveza, hacer pan, jugar al padel… A veces, algunos privilegiados pueden convertir esa pasión en su medio de vida.

Imagina que la paella que haces los domingos y por la que todos suspiran, la empiezas a hacer en tu propio restaurante y además los clientes te pagan por ello.

En todo caso, profesionalizar una pasión o una afición no siempre es rentable y se puede transformar en una pesadilla.

¿Eso supone que hay que renunciar a montar tu empresa con lo que te gusta? Ni mucho menos. Lo único que supone es que hay que buscar el punto de equilibrio a partir del cual podamos ganar dinero y ver cómo llegar a ese punto de equilibrio.

Tengo un plan

Tener un plan es mucho más que que tener una idea en la cabeza. Es una idea estudiada y cuantificada. Afortunadamente, existe una forma estructurada para que el estudio de la viabilidad técnica y económica de tu idea sea más fácil. Se llama Plan de Empresa o Plan de Negocio.

Dado que el El Plan de Empresa se basa en previsiones, te permite visualizar que pasará bajo una serie de circunstancias. Así por ejemplo, cuando hagas el estudio de mercado, sabrás si tienes público potencial suficiente. No des nada por hecho sin hacer unas mínimas comprobaciones.

Ya tengo mi negocio

Si ya te has lanzado y no hiciste unas previsiones, o estas no han funcionado como preveías, es el momento de hacer unas nuevas.

Es importante que calcules el punto de equilibrio (o break even) de tu negocio (donde ni se gana ni se pierde) y la capacidad de producción máxima. Si el punto de equilibrio supone que tienes que producir por encima de tus capacidades, hay que buscar alternativas.

¿Cómo se encuentra el punto de equilibrio? En primer lugar haz un plan económico financieroCalcula tus gastos, tanto los fijos, como los variables y los de personal. Ahora calcula previsiones de ventas hasta que el resultado sea cero, más o menos. Como los gastos variables varían según los ingresos, la mejor forma de hacerlo es con una hoja de cálculo.

En todo caso, no siempre es fácil calcular este punto de equilibrio, puesto que si tienes distintos productos y servicios, como suele ser habitual, cada uno tiene unos costes diferentes y hay que ir calculando ventas individuales. Hay que ir probando escenarios.

Y entonces, ¿cierro o sigo?

Habrá ocasiones en que no quedará más remedio que cerrar el negocio, por muy traumático que resulte. Pero si hay que cerrar, lo mejor es saberlo lo antes posible realizando previsiones. Si estás perdiendo dinero, tienes que calcular cuanto necesitarías vender para seguir y si tienes capacidad y posibilidades de hacerlo. Si es así, adelante.

Por otra parte, puede ser el momento de pivotar, de hacer cambios, de reducir costes o de aplicar el famoso neuromarketing. Si ya llevas un tiempo con tu negocio, seguro que sabes lo que funciona y lo que no. Pues bien, puedes hacer un presupuesto viendo que pasaría si potencias lo que mejor funciona.

Es posible que esto suponga nuevas inversiones, financiación o cambios de otro tipo. Todo esto debe  reflejarse en el plan económico financiero. Este nos dirá si es viable económicamente o no.

No sé si mi negocio es rentable o no

La contabilidad te debería ayudar a responder a esa pregunta. Soy un gran defensor de una contabilidad bien llevada, que sirva como herramienta de gestión y sobre todo como fuente de información. La contabilidad se puede estructurar y diseñar para ello.

En todo caso, es verdad que tiene sus limitaciones. La principal limitación es que refleja hechos pasados, y podemos tardar en reaccionar si sólo nos basamos en ella. Tampoco podemos llegar al detalle. Aunque si llevamos una contabilidad analítica podemos llevar un control de costes con ella.

¿Cómo puedo saber entonces si mi negocio es rentable o no? Existen formas ágiles y sencillas, complementarias a la contabilidad, que permiten conocer la rentabilidad de nuestro negocio y de nuestros productos y servicios.

La gran aliada es la hoja de cálculo, por ejemplo excel. Una hoja de cálculo bien diseñada y bien alimentada, permite conocer el coste de cada producto o servicio, repartir los costes fijos y calcular el precio al que podemos venderlo sin perder dinero.

Además, es fundamental que tengas un informe mensual de ingresos y gastos, clasificados según la forma que mejor se adapte a tu negocio. En este informe podrás ver los porcentajes que supone cada tipo de gasto sobre el total de ingresos y su evolución en el tiempo. Simple, pero muy práctico.

Si hay dinero en el banco me va bien, sino no

Es un error que se comete a veces. Tener dinero en el banco no es sinónimo de rentabilidad, y no tenerlo tampoco significa que el negocio no sea rentable. Los saldos del banco son circunstanciales, y también debemos preverlos.

Si vendes mucho, pero vendes con pérdidas, puede ser que tengas mucho dinero cobrado por anticipado, pero cuando tengas que pagar a tu personal y a tus proveedores se irá.

También puede ser que tengas mucho dinero porque estés vendiendo y cobrando productos o servicios más rentables en un momento determinado, y eso te hace pensar que va todo bien, pero de repente se vende menos de ese producto o servicio y se empieza a vender otro, y las pérdidas se transforman en saldos negativos.

En todo caso, el saldo del banco nunca puede servir como medidor de la rentabilidad. Incluso aunque cobres y pagues al contado. Siempre habrá gastos diferidos, los impuestos por ejemplo. Tampoco utilices los movimientos del extracto bancario para hacer el informe de ingresos y gastos.

Conclusión

Si piensas que puedes convertir en negocio tu pasión, ¡hazlo!, pero hazlo con cabeza. No pienses que porque a ti te guste será un negocio redondo. Si no lo es, no te salva ni el neuromarketing.

Planifica, analiza, estudia las alternativas y el entorno. No des nada por hecho.

 

¿Quieres que te ayude a conocer la viabilidad y rentabilidad de tu negocio?

Tengo más de 20 años de experiencia en gestión económica y financiera. Puedo ayudarte a que mejores la información económica de tu empresa. De una forma práctica y sencilla. 

Contacta conmigo sin compromiso. Online o Presencial.

Juan Carlos Pérez - Z1 Gestión

 

Teléfono: 648 48 24 12 (Juan Carlos Pérez)

info@z1gestion.es

 

 

También estaré encantado de que conectes conmigo en Linkedin y Facebook o de que me sigas en Twitter.

Puedes ver más artículos como este en el blog ( http://z1gestion.es/blog/ ). Si te ha gustado deja un comentario, me interesa mucho tu opinión.

 

Z1 Gestión

 

¿Quieres valorar este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

 

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba